Todo sobre el ratio de endeudamiento: definición, fórmula, ejemplos e interpretación

Tiempo de lectura: 8 minutos

Las empresas pueden llegar a ser grandes potencias económicas pero, la mayoría de las veces, el total de su capital no es enteramente patrimonial, sino que cuenta con bienes financiados por la deuda. Para conocer este margen usamos el ratio de endeudamiento y en este artículo lo abordaremos en profundidad.

A la hora de ponerse en marcha y lanzarse a la piscina empresarial, se debe contar, la mayoría de las veces, con un capital inicial con el que hacer frente a todos los gastos que supone empezar. Sin embargo, además del capital patrimonial con el que se parte, a lo largo del tiempo el valor de la empresa comienza a crecer con bienes que no son enteramente propios, sino fruto de deudas o préstamos.

A pesar de que deber dinero o estar endeudado son términos a los que solemos tener respeto o temor, lo cierto es que en las empresas y negocios es un recurso bastante utilizado siempre y cuando se tenga la solvencia y la capacidad necesarias para poder hacer frente a ello.

Es por eso que el ratio de endeudamiento es clave, por un lado, para poder ver el grado de solvencia en cuanto al capital financiero y, por otro, para poder determinar cuál es el patrimonio real.

¿Qué es el ratio de endeudamiento?

Uno de los factores que más nos puede ayudar a la hora de tener una buena salud financiera en nuestro negocio y una buena relación con nuestros proveedores es poder asegurar nuestro capital y nuestra capacidad de solvencia. Para ello, existen muchas herramientas que ayudan a controlar gastos, clasificarlos y costearlos.

Sin embargo, si para financiar la empresa se está usando un tipo de capital que viene de préstamos o deudas, la herramienta más útil para tenerlo todo controlado es el ratio de endeudamiento. Este es una variable que nos arroja la información precisa sobre cómo está realmente estructurado nuestro patrimonio empresarial, determinando qué parte de dinero es fruto íntegro de la inversión y beneficio y cuál forma parte de una deuda.

Este ratio, además de poder clasificar y determinar el patrimonio, aporta datos sobre la solvencia de la empresa, ya que puede clasificar a dónde debe ir destinado cada euro de nuestro capital. Es por eso que la mayoría de entidades financieras será lo primero que requieran a la hora de analizar un futuro préstamo.

La importancia de analizar el ratio de endeudamiento

Dentro del mundo empresarial, es común recurrir a préstamos de distintas entidades para poder superar la falta de liquidez. Sin embargo, tanto a la hora de solicitar dicho préstamo como a la hora de devolverlo, se mira muy detenidamente el grado real de solvencia que tiene esa empresa para cerciorarse que pueda devolver el dinero prestado.

Es por eso que el ratio de endeudamiento tiene una importancia enorme. Esto se debe a que es una herramienta capaz de lidiar con el doble filo que tiene la deuda. Por un lado, ayuda a generar liquidez y llevar el control de la empresa. Sin embargo, por otro lado, si no hay un buen registro de estas cantidades, la deuda puede acumularse y llevar a situaciones de bancarrota.

Para poder estar siempre en sobre aviso de cómo está estructurado el capital de la empresa, el ratio de endeudamiento nos ayuda tanto a los CEOs de las empresas, como a los inversores y a los bancos, a pisar sobre seguro.

El ratio de endeudamiento para los bancos

Como decíamos, el ratio de endeudamiento es una herramienta muy versátil y, en el caso de los bancos, forma parte de una comprobación imprescindible en la decisión de conceder préstamos a las empresas.

Con este ratio, las entidades se aseguran de que la cantidad que prestan será devuelta porque la empresa tiene la solvencia necesaria para ello.

El ratio de endeudamiento para los inversores

El ratio de endeudamiento también puede llegar a ser de gran utilidad para los inversores de una empresa, ya que les permitirá saber si el dinero que han puesto está saliendo rentable y si el proyecto se sostiene.

Si descubren que la mayoría del capital con el que cuenta la empresa proviene de una deuda, no es buena señal; significa que se enfrenta a problemas financieros.

El ratio de endeudamiento para los CEOs

Por último, quizás otros de los más interesados en conocer este ratio de endeudamiento son los propios CEOs de las empresas, ya que obteniendo este indicador son capaces de tener el control de todo el capital del que disponen.

De este modo, pueden ofrecer una imagen de confianza y seguridad a partir de su solvencia y, además, contar con un margen razonable de deuda con la que poder solventar gastos y crecer.

Ratio de endeudamiento: fórmula

El ratio de endeudamiento se obtiene con una fórmula muy sencilla que es capaz de arrojarnos, tanto en porcentaje como en decimales, el margen que hay entre el capital activo y el pasivo.

Para calcularlo, se debe concretar por un lado el valor neto de los fondos propios y el pasivo fijo y, por otro, el circulante. Esto quiere decir, las deudas a corto y a largo plazo, respectivamente.

Con todos los datos determinados, la fórmula a emplear para el ratio de endeudamiento es:

Ratio de Endeudamiento= Pasivo Total/Fondos Propios (o Pasivo Neto)

Ahora bien, una vez que obtengamos el resultado, hay que saber interpretarlo, lo cual veremos en el siguiente apartado.

Ratio de endeudamiento: interpretación

Cada situación y cada empresa tiene unas circunstancias propias y es por eso que en la interpretación del ratio de endeudamiento no hay un único resultado óptimo que sea universal.

Sin embargo, sí que hay medidores que ayudan a orientarse en cuanto a los resultados, el sector de actividad y el plazo de deuda con el que se cuenta.

Ratio de endeudamiento superior a 0,5

Si los resultados arrojados por el ratio de endeudamiento nos da un porcentaje en decimal de más del 0,5, los indicadores estarían marcando que hay un nivel elevado de deuda en el capital de la empresa.

Esta situación, con el tiempo, podría convertirse en un problema pues va a haber que destinar una buena parte del beneficio neto en solventar la deuda.

Ratio de endeudamiento inferior a 0,5

Cuando el resultado del ratio de endeudamiento es menor al 0,5, todo indica que el grado de endeudamiento es aceptable y que puede ser solventado sin problema por la empresa, aprovechando para financiar proyectos sin el riesgo de que crezca y se vuelva insostenible.

Características según el sector de actividad

No todas las empresas tienen por qué organizarse en base a los mismos resultados del ratio de endeudamiento.

Esto se debe a que según el tamaño de la empresa, su localización y, sobre todo, el sector al que pertenece, puede cambiar sus características y asumir un porcentaje de deuda mayor o menor.

De este modo, las empresas que se dedican a sectores secundarios como el petróleo o la electricidad, pueden estar sometidas a un mayor grado de endeudamiento que otras empresas comerciales del sector terciario.

Cómo analizar el ratio de endeudamiento a corto y largo plazo

Otro factor a la hora de interpretar los datos del ratio de endeudamiento es conocer si es un ratio de endeudamiento a largo plazo o a corto plazo. Cada uno tiene una modalidad de pago y, por tanto, otra interpretación.

  • A corto plazo: se calcula teniendo en cuenta solo el pasivo corriente y hace previsiones a corto plazo, por lo que se usa cuando hay menos tiempo para devolver el crédito a la entidad financiera. Un mal resultado implica que una bancarrota o la imposibilidad de pagar la deuda son situaciones inminentes.

  • A largo plazo: considera el pasivo no corriente, ya que se calcula para establecer si la empresa tiene solvencia para afrontar una deuda que debe pagar en un plazo mayor a un año. Si el resultado es aceptable, la empresa podrá hacer frente a esos pagos.

Lee más: Por qué el CFO debe manejar el ratio de solvencia

Ejemplo de cálculo del ratio de endeudamiento

Para poder entenderlo un poco mejor, vamos a poner un ejemplo con datos reales para poder realizar la fórmula del ratio de endeudamiento e interpretar sus resultados:

Supongamos que una empresa cuenta con un valor en activos de 12.000.000€. y que, en cuanto a las deudas que acumula a largo y corto plazo, el valor es de 3.800.000€.

Con estos datos se podría interpretar que:

  • 12.000.000€ es el activo total
  • 3.800.000€ es el pasivo total

Si aplicamos la fórmula del ratio de endeudamiento obtenemos que:

12.000.000/3.800.000= 0,31

Con lo cual, el porcentaje de el ratio de endeudamiento es de 31%

Al ser el resultado por debajo de 0,5, como hemos visto, se trata de un ratio de endeudamiento solventable y aceptable para la empresa.

Convenios bancarios y de endeudamiento

Cuando una empresa está buscando formas de financiar su negocio puede barajar distintas opciones, como el préstamo interempresarial.

Sin embargo, la mayoría de las veces, se debe recurrir a entidades bancarias, que son las que están capacitadas para ofrecer todo tipo de préstamos con diferentes condiciones en función de la situación de la empresa.

Para ello, tienen en cuenta, precisamente, el ratio de endeudamiento, que les permite asegurarse de que el préstamo que concedan les será devuelto y que su cliente es lo suficientemente solvente.

Además, las entidades bancarias pueden ofrecer diferentes convenios según la financiación de la deuda :

  • Préstamos de bonos, otorgados cuando se emiten los bonos
  • Préstamos de entidades financieras
  • Avances del estado
  • Deudas vinculadas a participaciones

Cómo reducir el ratio de endeudamiento

Siempre puede ocurrir que, ante una situación inesperada o una mala gestión, haya periodos en los que las empresas pasen por momentos complicados económicamente y contraigan deudas un tanto más elevadas de lo deseable. Cuando eso sucede, lo lógico es que el ratio de endeudamiento lo refleje en sus resultados.

Si este es el escenario al que se enfrenta tu empresa, compartimos una serie de consejos para reducir su ratio de endeudamiento.

1. Gestión de deudas

La mejor forma de poder reducir la deuda que hay en una empresa es poder tener un control exacto de cuánto dinero se debe y bajo qué condiciones. En este sentido, la gestión diaria y profesional de la deuda es determinante para llevar a cabo los pagos y mantener la solvencia.

2. Aumentar los beneficios

Otra opción posible es, con la deuda, incrementar también el nivel de beneficios. De este modo, a pesar de que el porcentaje de deuda suba, también lo harán las ganancias con las que se solventa, por lo que el ratio de endeudamiento se equilibrará.

3. Vender acciones

Si la empresa ha llegado a un punto en el que el ratio de endeudamiento está muy elevado, una alternativa a considerar para poder volver a generar solvencia y bienes activos es vender parte de las acciones. De este modo, recuperarás el equilibrio entre los bienes activos y los pasivos provocados por la deuda.

4. Conversión de la deuda

Una estrategia que se suele seguir en economía ante una gran deuda, ya sea en empresas públicas o en privadas, es la posibilidad de hacer una conversión. Esto supone pasar la titularidad de una deuda a otra que quizá tenga condiciones diferentes que la hacen más favorable y asumible y que, por tanto, conlleva una reducción en el ratio de endeudamiento.

5. Reducir la necesidad de capital circulante

O dicho de otra manera, abaratar y apretarse el cinturón. Si se está pasando por un momento de urgencia financiera en la empresa y los ratios de endeudamiento están un tanto elevados, se puede llevar a cabo una gestión del capital en la que se reduzcan al máximo posible los gastos sin descuidar las obligaciones de la empresa. Esto permitirá ir recuperando la normalidad poco a poco.

Los límites de las deudas

Recurrir a deudas siempre puede ser una buena opción en caso de querer costear un nuevo proyecto o crecer dentro del mercado. Sin embargo, como venimos anunciando, en ocasiones se trata de un arma de doble filo que, si no se controla y gestiona bien, puede acabar provocando problemas tan graves como una suspensión de pagos.

Es por eso que, si eres una pyme y quieres lograr el equilibrio financiero, lo ideal es que los valores del ratio de endeudamiento, es decir, los límites de las deudas que adquieras, siempre estén rondando entre 0,4 y 0,6. De este modo, no asumirás un riesgo muy alto pero te podrás beneficiar de forma inteligente de estos valores pasivos.

Acerca de Agicap

Estar al frente de una empresa y gestionarla es una tarea muy importante en la que el mínimo error puede traer graves consecuencias. Desde Agicap trabajamos cada día para poder ofrecer un servicio profesional de gestión del flujo de caja y de asesoramiento, gracias a nuestro software de tesorería.

Ya sea para calcular el ratio de endeudamiento como cualquier otro gasto o porcentaje que pueda ponerse en el camino. Solicita la prueba gratuita de Agicap y disfruta de la tranquilidad de tener tu negocio en buenas manos.

CTA blog   demo 3

Suscríbete a nuestro boletín de noticias

También le gustara