Qué es el ratio de liquidez y cómo calcularlo ayuda a tu negocio

Tiempo de lectura: 9 minutos
cfo departamento de finanzas trabaja en el ordenador para gestionar su tesorería y el ratio de liquidez

Si quieres gestionar la tesorería de tu empresa de manera adecuada y siendo capaz de hacer previsiones a corto plazo, seguro que ya conoces el ratio de liquidez. Si no es así, en unos pocos minutos sabrás más sobre él y sobre su importancia en la tesorería.

El ratio de liquidez es un indicador que establece cómo es la salud financiera de una empresa. La buena noticia es que obtenerlo no es complicado y, gracias a él, tendremos una visión bastante clara de si la empresa es o no es capaz de generar tesorería y afrontar los gastos inmediatos que ha adquirido.

Para que esto ocurra así, la interpretación del ratio debe ser la correcta. En caso contrario, podríamos omitir ciertos riesgos, como una baja rentabilidad o un margen de liquidez muy bajo.

Las dudas alrededor de este indicador financiero son muchas y suelen aumentar cuando el resultado no es el esperado. Para solucionarlas, te invitamos a leer este artículo en el que explicamos minuciosamente cómo se calcula el ratio de liquidez, su interpretación y cómo conocerlo beneficia a cualquier empresa.

¿Qué es el ratio de liquidez?

La liquidez de una empresa abarca el conjunto de recursos líquidos (o potencialmente líquidos) disponibles y accesibles para afrontar los pagos y deudas más inmediatas. Conocer la cantidad de dinero en efectivo que hay en caja es clave para cualquier negocio que quiera mantener su tesorería bajo control. El ratio de liquidez, también conocido como ratio de solvencia a corto plazo o razón de circulante, es una herramienta para realizar esa comprobación.

Este indicador utiliza los datos de activos y pasivos corrientes para medir la salud financiera de una empresa y valorar cómo de solvente es a corto plazo. Evalúa las entradas y salidas de efectivo más inminentes y se anticipa así a los riesgos que estos movimientos puedan suponer.

Calculando el ratio de liquidez no solo se obtiene un dato relevante y fiable sobre la capacidad de endeudamiento de la empresa, sino que también facilita la planificación, gestión y puesta en marcha de acciones que garanticen una buena liquidez.

Los elementos del ratio de liquidez

Para comprender el ratio de liquidez es importante definir también otros elementos y conceptos financieros estrechamente ligados a él.

  • Corto plazo: en finanzas, “corto plazo” hace referencia a un periodo de tiempo de doce meses o menos.
  • Activo corriente o circulante: abarca todos los bienes líquidos (en efectivo o fácilmente convertibles en efectivo) de una empresa. Dentro de este grupo se incluyen diferentes tipos de activos:
    • Activos de tesorería: el conjunto de dinero materializado de la empresa. Las entradas y salidas quedan registradas en la cuenta de tesorería.
    • Activos de existencias: están en posesión de la empresa y se destinan a la producción y desarrollo de la actividad o a la venta (productos en el mercado, maquinaría, etc.). Conocido generalmente con la palabra inglesa “stock”, su control se realiza en la cuenta de existencias.
    • Activos realizables: engloban partidas aún no disponibles pero que lo estarán en un plazo breve de tiempo. Algunos ejemplos son cobro de deudas, derechos de cobros a clientes o inversiones a corto plazo. Se registran en la cuenta realizable.
  • Pasivo corriente o circulante: en contraposición al activo, engloba las deudas y pagos con fecha de vencimiento antes de un año.

finanzas ratio liquidez

¿Cómo se calcula el ratio de liquidez de una empresa?

La fórmula para calcular este indicador es fácil y se realiza en solo unos minutos. Sin embargo, puede que necesites algo más de ayuda y una breve guía para interpretar el resultado.

Fórmula para calcular el ratio de liquidez

Si utilizas algún gestor de tesorería y llevas un control estricto del estado financiero de tu empresa, extraer los datos de activo y pasivo circulantes y calcular el ratio de solvencia inmediata te será muy sencillo.

En caso de que no dispongas de un software, estos son los pasos que debes seguir:

  1. Suma el activo circulante de tu empresa (recuerda incluir tanto el efectivo como los bienes dispuestos a ser líquidos en menos de un año).
  2. En una cuenta aparte, haz la suma del pasivo circulante.
  3. Divide activos entre pasivos.
  4. La cifra resultante, un número decimal, es el ratio de liquidez.

Ratio de liquidez inmediata = Activo corriente / Pasivo Corriente

Interpretar el ratio de liquidez

Una vez has hecho el cálculo y has obtenido el ratio de liquidez de tu empresa, es momento de analizarlo y entender qué nos dice sobre la salud financiera del negocio.

Lo recomendable es que el indicador sea mayor que 1, aunque no lo exceda demasiado. Esto nos deja varios escenarios:

  • Superior a 1: la solvencia inmediata de la empresa es adecuada, pues el activo es superior al pasivo. El resultado óptimo, de manera orientativa, es 1,5, pues una cifra mucho más alta podría ser señal de que los activos no se están rentabilizando.
  • Inferior a 1: son malas noticias, pues un resultado menor a 1 indica que la salud financiera no pasa por su mejor momento. La empresa podría enfrentarse próximamente a riesgo de impago.
  • Igual a 1: la relación entre activo y pasivo corrientes es equitativa. Esto puede recibirse con optimismo (no sale más de lo que entra), pero es indicador de que la empresa no podrá afrontar un gasto imprevisto pues no tiene la liquidez suficiente para ello.

Ejemplos detallados con resultado e interpretación

La interpretación del ratio de liquidez varía según la situación de la empresa, la actividad que realiza o su modo de gestionar los pagos. Un ejemplo es el de una empresa constructora que establece métodos de pago a muy largo plazo y que por tanto atravesará etapas en las que su ratio de liquidez sea bajo y otros en los que sea excesivo.

Para poder ilustrar con mayor precisión diferentes casuísticas, vamos a utilizar números reales y ejemplos específicos.

Empresa A

Activos corrientes (total): 11500 Pasivos corrientes (total): 7350
Tesorería: 8500
Existencias: 850
Realizable: 2150

Ratio de liquidez: 1,6

El ratio de liquidez de la empresa A indica una liquidez adecuada, ya que por cada euro que sale, entra 1,6. Las probabilidades de deuda son muy bajas por su capacidad de hacer frente a los pagos.

Empresa B

Activos corrientes (total): 13825 Pasivos corrientes (total): 7350
Tesorería: 8525
Existencias: 3150
Realizable: 2150

Ratio de liquidez: 1,9

Un ratio de liquidez de casi un 2 es una señal positiva sobre la salud financiera de la empresa. No obstante, también indica que hay activos improductivos o fondos ociosos. Esto es una oportunidad para detectar qué recursos son los que no se están explotando y explorar cómo se les puede sacar su máxima rentabilidad.

Empresa C

Activos corrientes (total): 6825 Pasivos corrientes (total): 10565
Tesorería: 4500
Existencias: 1050
Realizable: 1275

Ratio de liquidez: 0,6

El ratio de liquidez de la empresa C está muy por debajo de 1, lo que alerta sobre una dificultad para convertir los activos en líquido. Esto supone un riesgo de endeudamiento a corto plazo, pues la empresa no está preparada para hacer frente a pagos inmediatos y tampoco está dando salida a su stock.

ES CTA blog excel plantilla - V2 - gestiona tu flujo de caja

¿Cómo mejorar el ratio de liquidez?

¿Has calculado el ratio de liquidez de tu empresa y los resultados no son todo lo satisfactorios que esperabas? Recuerda que este indicador es una magnífica herramienta para gestionar tu tesorería, así que no pierdas la oportunidad de utilizarlo a tu favor.

Para ello, no basta con aplicar la fórmula y hacer el cálculo, sino que hay que analizar el resultado y poner en marcha mejoras acorde a esa interpretación.

Recordemos que es aconsejable que el ratio sea mayor que 1 pero no superior a 1,5, siendo esta la cifra objetivo. Un resultado por debajo indica una liquidez insuficiente y un resultado por encima, una falta de rentabilidad. Analizamos estos dos supuestos.

¿Qué significa si el ratio de liquidez es superior a 1,50?

Cuando el ratio de liquidez es superior a 1,50 y se acerca a 2, es señal de que la empresa tiene un exceso de liquidez y no está sacando el máximo rendimiento a todos sus recursos.

El objetivo es reducir los activos y rentabilizarlos, para lo que existen varias alternativas que pueden combinarse entre sí o aplicarse de manera individual:

  • Buscar una inversión para mejorar la solvencia patrimonial.
  • Aprovechar el exceso de liquidez para cancelar deudas a largo plazo.
  • Repartir dividendos o devolver aportaciones a los socios.

¿Qué significa si el ratio de liquidez es muy inferior a 1,50?

Cuando el ratio de liquidez es inferior a 1,50 la solvencia inmediata de la empresa es escasa. Incluso si el resultado ha sido positivo y está entre 1 y 1,5, deja poco margen para afrontar deudas a corto plazo.

La solución en este caso pasa por reducir el pasivo corriente y/o aumentar el activo. Para ello podemos aplicar varias técnicas:

  • Negociar las deudas y retrasar su vencimiento para poder pagarlas a largo plazo.
  • Convenir una bajada de precios con los proveedores que reduzca la deuda o no la incremente.
  • Generar más ventas y disminuir el stock.
  • Buscar financiación y aportaciones de socios para aumentar la cuenta de activos.

¿Qué es el ratio de liquidez inmediata (o ratio de disponibilidad) y cómo mejorarlo?

El ratio de liquidez inmediata, o ratio de disponibilidad, analiza la capacidad inminente que tiene una empresa para pagar sus deudas. Leyendo esto podríamos pensar que es lo mismo que el ratio de liquidez general pero, a diferencia de este, el inmediato solo tiene en cuenta el dinero en efectivo que se tiene en caja.

La fórmula para calcular el ratio inmediato, por tanto, es similar a la que hemos venido usando para obtener el general, solo que no incluiremos la cuenta de existencias y la realizable, sino únicamente la cuenta de tesorería

Ratio de liquidez inmediata = Efectivo / Pasivo Corriente

El resultado óptimo debe estar entre 0,2 y 0,3, aunque fluctúa mucho según el tipo de actividad. Un resultado más bajo indica que no hay suficiente dinero en caja para saldar las deudas más urgentes, puesto que no se puede depender de los activos de existencias o realizables.

¿Cómo mejorar el ratio de disponibilidad inmediata?

En caso de que el ratio de disponibilidad inmediata sea negativo, es importante preparar el flujo de caja para imprevistos. Estas son algunas propuestas para hacerlo:

  • Priorizar las ventas con pago al contado (no a plazos) o en un periodo de tiempo breve.
  • Reducir y/o reunificar las cuentas bancarias (también los préstamos) para disminuir los intereses.
  • Revisar la rentabilidad de los activos de existencias y los realizables.

Diferencia entre ratio de liquidez y fondo de maniobra

Existen diferentes fórmulas e indicadores para medir la capacidad financiera de un negocio y estar al tanto de una posible falta de liquidez.

El ratio de liquidez y el fondo de maniobra son dos de estos indicadores y ambos se calculan teniendo en cuenta el activo y el pasivo circulantes. Ambos evidencian también la evolución de la salud financiera empresarial a corto plazo.

No obstante, como vamos a ver a continuación, el fondo de maniobra se expresa en términos absolutos y el ratio de liquidez en términos relativos.

¿Qué es el fondo de maniobra y con qué fórmula se calcula?

El fondo de maniobra se calcula restando el pasivo corriente al activo corriente, lo que da como resultado el balance de situación de la empresa en números absolutos.

Fondo de maniobra = Activo corriente - Pasivo corriente

Si el resultado es positivo, la salud financiera es buena y la empresa tiene la capacidad económica suficiente para afrontar los próximos pagos. En el caso contrario, un resultado negativo nos avisa de que la liquidez no es la adecuada y puede incurrir en deudas en un futuro.

La cifra resultante por tanto nos indica cuál va a ser exactamente el déficit a pagar o lo que va a sobrar cuando se salden todas las deudas.

La diferencia de interpretación entre el ratio de liquidez y el fondo de maniobra

Para calcular el ratio de liquidez y el fondo de maniobra usamos los dos mismos elementos (pasivo y activo circulantes). Además, el resultado de ambos indicadores hacen referencia al mismo concepto (la liquidez). Sabiendo esto, seguro que te estás preguntando cuál es la diferencia entre uno y otro.

Lo que les hace distintos es la manera en la que se calculan y la cifra que obtenemos con cada fórmula. La resta de activo circulante menos pasivo circulante del fondo de maniobra da como resultado un término absoluto que indica cuál es superior, pero no los pone en relación.

El ratio de liquidez en cambio se calcula en términos relativos, expresando la cantidad de euros entrantes que tenemos para cubrir cada euro saliente. El resultado, según cómo de cerca esté del número 1, informa no solo de si los activos están por encima de los pasivos, o al revés, sino también del grado de salud financiera.

Para ilustrar mejor esta explicación, veamos un ejemplo práctico.

Empresa A

Activos corrientes (total): 9225 Pasivos corrientes (total): 7350
Tesorería: 6525
Existencias: 650
Realizable: 2050

Ratio de liquidez: 1,2

Fondo de maniobra: 1875

Observando el fondo de maniobra la Empresa A podría concluir que se encuentra en un buen momento, pues sus entradas superan las salidas. No obstante, analizado su ratio de liquidez, puede observarse que hay margen de mejora, pues este debería acercarse más a 1,5 que a 1.

Por lo tanto, calculando el fondo de maniobra sabemos exactamente cuál será el remanente una vez se paguen las obligaciones financieras o el dinero que falta para hacer frente a esas mismas obligaciones. Sin embargo, el ratio de liquidez permite hacer un análisis más profundo sobre la solvencia inmediata de la empresa.

Diferencia entre liquidez y solvencia

Liquidez y solvencia. Dos términos que en muchas ocasiones se utilizan indistintamente pero que no son lo mismo.

A lo largo de este artículo hemos visto que la liquidez de una empresa es su capacidad para generar efectivo y afrontar pagos y deudas a corto plazo. En esta marca temporal radica la diferencia, pues la solvencia representa la capacidad de supervivencia financiera de una empresa a largo plazo.

Para determinar cómo de solvente es un negocio no solo se tiene en cuenta que haya recursos líquidos suficientes, disponibles y accesibles en un momento dado, sino que esta situación favorable pueda mantenerse durante un tiempo.

Un negocio puede no tener liquidez inmediata (no disponer de los activos corrientes para pagar sus deudas), pero sí tener solvencia a largo plazo. Sin embargo, es muy complicado que ocurra al revés y que haya liquidez si no hay solvencia.

ES CTA Runway Calculator Blue

¿Cuál es la fórmula para valorar la solvencia?

Que el ratio de liquidez también reciba el nombre de ratio de solvencia inmediata puede hacernos pensar que este indicador calcula la solvencia además de la liquidez, pero no es así.

Para valorar la solvencia general, y no solo la inmediata, debemos acudir a una fórmula que tenga en cuenta todo el activo y todo el pasivo, y no solo el circulante.

Fórmula del ratio de solvencia

El ratio de solvencia es el cociente del activo total (corriente y no corriente) entre pasivo total (corriente y no corriente)

Ratio de solvencia = Activo total / Pasivo total

Como el ratio de liquidez, el de solvencia debe ser superior a 1, siendo lo óptimo 1,5. En caso contrario, la empresa se encontraría en estado de quiebra, pues no tiene la capacidad económica suficiente para respaldar la cantidad de deuda.

Resumen de por qué es importante conocer el ratio de liquidez

A lo largo de este artículo hemos hecho una aproximación teórica, y también práctica, al ratio de liquidez. Gracias a ello hemos podido destacar la importancia que tiene conocer este indicador para las empresas.

No basta con calcular el ratio de liquidez, sino que también hay que tomarlo como una guía que señala cuáles son los siguientes pasos a seguir en la gestión de nuestra tesorería.

Tener presente su fórmula y aplicarla al cierre de cada ejercicio puede alertarnos a tiempo de un riesgo de quiebra o deuda inminente o de que no se está sacando rentabilidad a una serie de activos.

Lejos de ser un simple número que dice cuánto dinero entra por el que sale, el ratio de liquidez nos mantiene al tanto de la liquidez de nuestra empresa y de su capacidad para generar tesorería.

Si quieres evitar errores, hacer previsiones más exactas y tomar mejores decisiones según el ratio de liquidez y otros indicadores financieros, prueba el software de gestión de tesorería de Agicap. Solicita ya una demostración gratuita y descubre cómo ayuda a tu empresa.

ES   new blog CTA DEMO


Suscríbete a nuestro boletín de noticias

También le gustara