Cómo preparar tu flujo de caja frente a imprevistos

El flujo de caja es el conjunto de movimientos de dinero que se desarrollan en el seno de una compañía. Abarca tanto las entradas como las salidas de recursos monetarios. No llevar a cabo un seguimiento adecuado de la tesorería puede traer consecuencias graves, entre ellas, la quiebra. Y uno de los factores que pueden influir en la liquidez tiene que ver con la falta de previsión o los gastos imprevistos. Sigue leyendo para conocer cómo evitarlos y preparar tu flujo de caja para hacer frente a lo inesperado.

Los gastos imprevistos: el mayor enemigo del equilibrio del flujo de caja

Los gastos son parte esencial de la tesorería de una empresa, más precisamente en la parte de salidas de dinero. Entendiendo por gasto el compromiso de llevar a cabo la entrega de una cantidad determinada de dinero, éstos pueden ser de muy diversa naturaleza. Puede ser la adquisición de materias primas, el pago de los salarios o bien, la devolución de un préstamo.

Cuando hablamos de gastos imprevistos, es importante entender que tiene cierto margen de relatividad. Lo que en una compañía puede ser considerado como imprevisto, en otra puede no serlo así. Sin embargo, en términos generales, un imprevisto se relaciona con la falta de planificación.

Si se sabe qué salarios y servicios habrá que pagar, qué bienes se tendrán que adquirir y qué impuestos habrá que abonar, podemos decir que estos son los gastos previstos. En oposición, existen otros gastos muy distintos que nacen de circunstancias temporales que se dan en cierto escenario hipotético que no se había considerado. Estos últimos son los gastos imprevistos.

¿Cómo afrontar los gastos imprevistos?

Mantener un flujo de caja equilibrado es absolutamente necesario para permitur que una compañía siga a flote. Por lo general, son los imprevistos los que ocasionan un déficit que acaba siendo fatal si no se suple convenientemente dentro de un margen temporal adecuado. Sigue estos consejos para hacer frente a ellos de la mejor manera posible.

La planificación como clave ante lo inesperado

La única y verdadera forma de enfrentarse a los gastos imprevistos es mediante una correcta previsión del futuro. Suena a tarea imposible, pero la mejor manera de anticipar el futuro es mantener el orden y anticipar posibles desastres.

  • En primer lugar, asegura la posibilidad de pagar sobradamente todos y cada uno de los gastos previsibles, ya sean fijos o variables.
  • En segundo lugar, crea un fondo de emergencias. Progresivamente permite que crezca. Mantenlo y no lo vacíes salvo que llegue algún gasto de los que aquí estamos refiriendo.
  • En tercer lugar, asegúrate. Para cubrir determinadas contingencias los seguros pueden llegar a ser la mejor de las soluciones posibles. De hecho, pueden entenderse como un tipo especial de fondo de emergencias.

Un buen plan de tesorería es clave para evitar problemas de liquidez o, en su defecto, preparar tu flujo de caja para afrontarlos de la mejor manera posible. Crea previsiones fiables y anticipa tu flujo de caja con nuestra guía definitiva.

CTA Blog Agicap

También le gustara