Cómo hacer frente a una crisis de tesorería

Tiempo de lectura: 8 minutos

Una crisis de tesorería es una situación financiera grave en la que una empresa no tiene suficiente efectivo o activos convertibles en efectivo, lo que puede provocar incumplimientos y quiebras. La gestión del efectivo es un ámbito de responsabilidad fundamental cuando se trabaja para preservar o mantener la solvencia con el fin de dar continuidad a sus operaciones. Y resulta clave para prevenir esta clase de eventos.

Ante todo, que no cunda el pánico

En pocas palabras, la liquidez es la facilidad con la que una empresa puede liquidar pasivos a corto plazo, como facturas, impuestos y préstamos con sus activos corrientes. Una empresa con alta liquidez puede cumplir con sus obligaciones financieras sin necesidad de asumir una deuda adicional, como un préstamo, ni de vender sus activos más valiosos. Una liquidez insuficiente reduce el rango de opciones para un negocio en dificultades financieras. Cuando no hay crédito adicional disponible, se agota el efectivo y la empresa no puede pagar a sus empleados y proveedores.

Por ejemplo, si una empresa pierde inesperadamente una gran cuenta comercial y no tiene activos que puedan convertirse en efectivo rápidamente, es posible que tenga dificultades para compensar el déficit. Como resultado, podría tener problemas para pagar facturas y salarios. A su vez, este tipo de problemas podría conducir a la insolvencia, situación en la que una empresa no puede pagar ninguna de sus deudas.

📣 Lee más: Qué es la liquidez y por qué es importante para tu negocio

Los líderes empresariales que nunca han experimentado una crisis de tesorería grave pueden carecer de las habilidades necesarias para abordar tales dificultades. En estas situaciones, a menudo se requiere asistencia externa para desarrollar alternativas estratégicas. Cuando los recursos corporativos son demasiado escasos, es de suma importancia que la gerencia aborde los problemas de flujo de efectivo y que lo haga con un sentido de urgencia.

Crisis de tesorería: plan de acción

Para prepararte para estos eventos, es importante que lleves a cabo una evaluación rápida de la situación actual. Este análisis debe incluir una revisión exhaustiva de la posición de efectivo de tu empresa a través de un pronóstico detallado del flujo de efectivo que refleje todas las fuentes de efectivo entrantes y salientes. Hablamos de efectivo en caja, efectivo generado por operaciones, fuentes de efectivo no operativas o únicas, así como otras fuentes de liquidez.

El presupuesto de flujo de efectivo, por otro lado, te permite hacer una estimación de tus necesidades de efectivo a lo largo del tiempo y actuar en consecuencia. Este debe revelar las fuentes y usos de efectivo en función de supuestos precisos y claramente establecidos.

A nivel práctico, es conveniente que busques formas de acelerar la entrada de efectivo y conservar el disponible mientras asignas los desembolsos oportunos.

La capacidad de endeudamiento de tu empresa te permitirá afrontar las infracoberturas. Por lo general, las exenciones de los incumplimientos en virtud de los documentos del préstamo se pueden negociar con los prestamistas. Sin embargo, ya sea bajo los términos de una renegociación o de otra manera (por ejemplo, debido a fórmulas de disponibilidad o activadores de rebaja), la disponibilidad de préstamos de tu empresa podría verse reducida.

💶 Endeudarse o no endeudarse, esa es la cuestión: conoce más sobre el ratio de endeudamiento

Algunos factores determinantes son:

  • la capacidad de financiación del prestamista
  • el estado de los incumplimientos existentes y la fatiga del prestamista
  • acceso al crédito comercial de proveedores existentes o alternativos

  • buenas relaciones con los acreedores comerciales (si los pagos a los proveedores no se han estirado al máximo).

Medidas preventivas ante una crisis de tesorería

Al abordar un proceso complejo como la gestión de tesorería para mejorar el rendimiento y reducir el riesgo general, debes realizar un seguimiento y hacer una correcta gestión de tu ratio de endeudamiento. En pocas palabras, necesitas un plan claro y las herramientas adecuadas para una buena gestión y control de la tesorería.

Visibilidad sobre los movimientos y las operaciones

La tesorería se ocupa de rastrear cuánto dinero entra y sale de un negocio. Es el proceso de monitorizar, analizar y optimizar la cantidad neta de recibos de efectivo, menos los gastos. Se trata de administrar las finanzas de un negocio de manera responsable, de modo que haya suficiente efectivo para crecer y para afrontar los pagos necesarios.

📊 Gestión de tesorería: guía completa

El efectivo puede fluir desde y a través de varios ámbitos de tu organización:

  • Flujos de efectivo de las operaciones. Son los flujos de dinero de las operaciones ordinarias, como la producción y la venta de bienes. Esta es la cifra que determina si una empresa tiene suficientes fondos para pagar las facturas y los gastos operativos. Ha de haber más entradas de efectivo operativas que salidas para tener viabilidad a largo plazo.

  • Flujos de efectivo de la inversión. Representan la cantidad de efectivo que se ha generado o gastado en actividades relacionadas con la inversión en un periodo de tiempo específico.

  • Flujos de caja de financiación. Flujos netos de efectivo que se utilizan para financiar el negocio y su capital de trabajo. Las actividades pueden incluir transacciones que involucran la emisión de deuda o acciones y el pago de dividendos. Este indicador brinda a los inversores información sobre la posición de efectivo de una organización y cómo se administra la estructura de capital.

Un mejor entendimiento de los flujos de caja te permitirá tener más control sobre tu empresa e iniciar acciones correctivas en caso de que esta se vea amenazada por una falta de liquidez.

Optimizar los flujos de efectivo

En las buenas y en las malas, aprovechar al máximo cada euro entrante es crucial para garantizar la continuidad y el crecimiento de un negocio. Puedes obtener mejor visibilidad y control sobre los flujos de efectivo entrantes implementando las siguientes medidas.

  • Emisión y seguimiento de facturas.
  • Proporcionar incentivos para el pago anticipado, incluido el descuento ocasional por pago anticipado, y consecuencias firmes, incluidas las tarifas, para los pagos atrasados.
  • Desarrollar e implementar un programa de referencias para hacer crecer tu negocio y recompensar a los clientes leales.
  • Realizar estudios de mercado para determinar si puedes cobrar precios más altos por los bienes o servicios que ofreces.

Revisa tus flujos salientes para no verte abocado a una crisis de tesorería. Lo más probable es que tu equipo de administración quiera el mayor retorno de la inversión (ROI) posible por cada euro que gasta, junto con niveles saludables de liquidez. Puedes motivar esto mediante estas medidas:

  • Verificar y eliminar los gastos innecesarios.
  • Realización de actualizaciones estratégicas de equipos y tecnología. Los costes inmediatos se compensarán fácilmente con el valor a largo plazo en forma de mayor capacidad y eficiencia de producción, así como menores costes de mantenimiento y mano de obra; ello liberará más efectivo.
  • Optimización de tus flujos de trabajo para reducir los tiempos del ciclo, tanto para órdenes de compra como para facturas.
  • Capturar más descuentos de los proveedores a través de pagos anticipados.
  • Aprovechar los plazos de pago extendidos cuando necesitas más efectivo.
  • Acceder a las mejores condiciones de pago posibles con los proveedores a través de la negociación de contratos y la gestión de relaciones con los proveedores (asociaciones estratégicas, por ejemplo).
  • Transferir parte de la deuda a corto plazo a la deuda a largo plazo a través de la financiación o el uso de tarjetas de crédito corporativas.

Escenarios hipotéticos para entender qué pasaría en diferentes situaciones

El plan de tesorería te ofrece una visión realista de tus entradas y salidas en un periodo determinado. Generalmente, se basa en estimaciones viables en función de los registros pasados y las previsiones de ventas. Sin embargo, en el día a día surgen oportunidades e incidencias que pueden generar grandes desviaciones con respecto al estimativo.

Si quieres estar preparado para estos momentos inciertos en los que la liquidez es más importante que nunca, te recomendamos que establezcas escenarios hipotéticos que te ayuden a comprender los límites de la tesorería de tu organización.

Por ejemplo, podrías centrarte en estimar qué pasaría con la caja si superas tus objetivos de venta; ¿serás capaz de asumir los desembolsos oportunos para satisfacer la demanda, como pagos a proveedores, logística, etc.? Este es solo uno de los muchos escenarios en los que tu tesorería puede resentirse y acusar la falta de liquidez. Pues bien, tras simularlo con ayuda de las herramientas adecuadas, puedes calcular las reservas necesarias en función de diferentes rangos porcentuales de crecimiento.

🔮 No te pierdas: La previsión de escenarios, esencial para mitigar riesgos

Otro ejemplo, una crisis sanitaria. Antes de la pandemia, este hubiera sido uno de los escenarios más improbables para los que una empresa debería estar preparada. No obstante, a partir de ahora, muchas iniciativas comienzan a prever esta clase de eventos en su gestión de caja. ¿Cuántos meses de inactividad es posible resistir cuando las entradas se reducen? ¿Se podrán pagar los ERTE en caso de confinamiento prolongado? Como ves, prepararse para lo peor (y esperar lo mejor) es una máxima que cobra especial significado en el mundo de los negocios.

En la realidad todo puede suceder, y disponer de contramedidas, procedimientos y reservas para casos de emergencia puede servir para sostener tu empresa y sus operaciones.

Por otro lado, hay ocasiones en las que las cosas salen mejor de lo esperado. Para estas situaciones también te recomendamos que estés preparado. Gestionar el superávit de liquidez oportunamente puede suponer el aprovechamiento de grandes oportunidades de negocio y un verdadero salto en el desarrollo de tu organización.

💸 Conoce más: Cómo aprovechar el superávit de caja para ganar más dinero

Contar con información fiable que no dependa de errores manuales

Invertir en automatización y soluciones informáticas dedicadas favorece la reducción de todos los riesgos financieros. También de aquellos relacionados con el flujo de caja, ya que te brindan una total transparencia y control sobre la actividad financiera de tu empresa.

Una solución integral como Agicap te ofrece herramientas que puedes utilizar para:

  • realizar una evaluación de riesgos inteligente y estratégica
  • supervisar con más efectividad las necesidades de liquidez en el tiempo
  • incrementar la visibilidad de todos los flujos de efectivo de tu empresa, tanto entrantes como salientes
  • tomar decisiones basadas en información fiable

Además, al centralizar la gestión de datos, fortaleces tus capacidades de reporting y la creación de pronósticos. Accede a informes concisos en tiempo real sobre la salud de tu tesorería y permite que los expertos analicen tus datos para asesorarte desde una perspectiva más válida y mejor informada.

El uso de una solución integral puede hacerte la vida mucho más fácil y servirte de base para aprovechar la transformación digital y llevar a cabo una optimización de procesos comerciales. Asimismo, la automatización y la gestión de datos crean un entorno auditable que reduce los costes y aumenta el valor al eliminar los gastos no autorizados y el fraude de facturas.

Invierte en las herramientas adecuadas para hacer una gestión eficaz de los riesgos relacionados con el efectivo: tendrás un conocimiento firme de tu capital de trabajo, visibilidad y control sobre los pagos en efectivo, así como mayor resistencia a la volatilidad que puede originar una crisis de tesorería. Solicita una demo gratuita de Agicap y conoce cómo se adapta a tus necesidades de negocio.

CTA blog   demo 3

Suscríbete a nuestro boletín de noticias

También le gustara